Tipos de radiación solar

0

Posted by admin | Posted in ¿Sabías que...?, Protección solar | Posted on 17-07-2014

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El sol emite radiaciones electromagnéticas con diferentes longitudes de onda, entre las que hay que destacar las radiaciones ultravioleta (UV) y los rayos infrarrojos, ya que son responsables de efectos beneficiosos y perjudiciales para la piel.

La radiación ultravioleta se divide en tres segmentos diferentes: rayos UVA, UVB y UVC. La radiación UVC, con longitudes de onda corta comprendidas entre los 200 y 290 nm (nanómetros), es la radiación de mayor energía y es muy peligrosa para la salud, pero afortunadamente no llega a afectar a la piel porque la capa de ozono la absorbe casi por completo.

Las radiaciones UV que llegan hasta la superficie de la piel son la radiación UVB, con longitudes de onda media comprendidas entre 290 y 320 nm, y la radiación UVA, con longitudes de onda larga comprendidas entre 320 y 400 nm.

  • Radiación UVA: alcanza totalmente la superficie terrestre y constituye el 95% de la radiación ultravioleta que llega a la superficie de la piel. Tiene capacidad para atravesar el vidrio y penetrar hasta las capas más profundas de la dermis incluso en los días más nublados.
    Los rayos UVA contribuyen a desencadenar alergias solares y reacciones fototóxicas. Son los responsables de la pigmetación inmediata, pero el efecto es poco duradero. Causan daños de forma silenciosa, ya que no provocan eritema ni quemadura, pero generan radicales libres que causan alteraciones en las células de la piel a largo plazo. Sus efectos se acumulan con el paso del tiempo, siendo los principales responsables del envejecimiento (arrugas, manchas, pérdida de elasticidad…), y también contribuyen a la aparición de cáncer de piel.
  • Radiación UVB: constituye el 5% de la radiación ultravioleta que llega a la piel. El 90% es bloqueada por el ozono y por el oxígeno de la atmósfera, pero como es más energética que la radiación UVA, resulta más dañina para la biosfera. Las nubes pueden frenar la radiación y ésta tampoco puede atravesar el vidrio, por lo que se filtra fácilmente con gafas, y también con ropa y filtros solares. Los rayos UVB son indispensables para la síntesis de Vitamina D, tienen menor capacidad para penetrar en la piel (llegando sólo hasta la epidermis), inician su efecto rápidamente desencadenando el proceso del bronceado duradero, y después actúan lentamente causando daños graves ya que son los responsable del eritema, las quemaduras, las ampollas, y reacciones alérgicas. Una exposición prolongada deprime el sistema inmunitario al disminuir el número de células de Langerhans, lo que convierte a la radiación UVB en el principal causante de melanoma y cáncer de piel no melanoma.

Los Rayos infrarrojos tienen una longitud de onda es superior a 760 nm y alcanzan las capas más profundas de la piel. Producen un efecto calórico, siendo los causantes de las insolaciones y los golpes de calor. Además, parece que pueden potenciar los efectos negativos de los rayos UVA y UVB e influyen en el envejecimiento cutáneo provocando pérdida de firmeza y elasticidad, pero de momento, no se ha descubierto que estén relacionados con el cáncer de piel.

rayos-uva-uvb-infrarrojos-piel

La exposición solar excesiva y sin control es un grave peligro para nuestra piel, ya que puede provocar alteraciones del sistema inmunitario, daños oculares, envejecimiento prematuro, insolaciones, quemaduras, y cáncer de piel. Para proteger la piel de estos daños, se han desarrollado los protectores solares o fotoprotectores.

Los protectores solares son productos cosméticos que contienen filtros solares físicos y/o químicos que actúan reflejando o absorbiendo las radiaciones solares para proteger la piel de sus efectos dañinos. Actúan frente a las radiaciones ultravioleta B (UVB), ultravioleta A (UVA) e infrarroja (IR), pero tienen diferente eficacia protectora frente a cada una de ellas.

Protección UVB

El grado de protección frente a las radiaciones UVB es conocido como FPS (factor de protección solar), también llamado IPS (índice de protección solar).

En la industria cosmética se utilizan diferentes métodos para determinar el FPS, de forma que según el país de procedencia del producto, nos podemos encontrar índices diferentes NO comparables entre sí:

  • FDA (americano), vigente en Estados Unidos
  • DIN (alemán), cuyo valor es la mitad que el anterior y no se utiliza en la actualidad
  • SAA (australiano), de valor intermedio entre FDA y DIN
  • COLIPA (europeo), es el método aceptado y más utilizado por casi todos los fabricantes de cosméticos europeos, aunque no de aplicación obligatoria. Este método clasifica los productos en varios tipos en función del factor de protección solar:

 

tabla fps


Protección UVA

Para evaluar la protección frente a la radiación UVA existen también varios métodos, pero NO hay un medición oficial o consensuada. Se utilizan métodos in vivo que miden la cantidad de radiación necesaria para producir una pigmentación inmediata (PPI o IPD) o duradera (PPD). La clasificación de los protectores solares según el grado de protección frente a la pigmentación duradera es la siguiente:tabla ppd


También existen métodos in vitro basados en la capacidad de transmisividad de la radiación sobre el producto (DIFFEY).

Actualmente, la Comisión Europea establece que los protectores deben ser de amplio espectro, es decir que deben proporcinar protección frente a las radiaciones UVA y UVB, y que la protección UVA debe ser al menos un tercio con respecto a la protección UVB.

Protección IR

No existen métodos oficiales o recomendados para valorar este tipo de protección.

———————

A continuación se muestra una lista de los filtros solares utilizados en los cosméticos, y el tipo (o tipos) de radiación frente a la que protegen cada uno de ellos.

(Nota: haz click en las imágenes para ampliarlas.)

lista_filtrosUV

lista_filtrosUV 2

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share

Protección UVA/UVB (amplio espectro)

2

Posted by admin | Posted in ¿Sabías que...?, Protección solar | Posted on 24-04-2014

Etiquetas: , , , , , , , ,

El FPS es el índice de protección solar frente a la radiación de onda media UVB, responsable del bronceado prolongado y las quemaduras solares.

Los protectores solares que indican ser de amplio espectro están obligados por la legislación a demostrar que también protegen de la radiación de onda larga UVA, responsable principalmente de las manchas y del envejecimiento de la piel. Además, la combinación de ambas radiaciones es la primera causa de melanoma o cáncer de piel.

La Comisión Europea establece como norma que la protección frente a la radiación UVA, para la que no hay una medición consensuada, debe ser al menos un tercio de la protección frente a la radiación UVB.

proteccion-solar

Share