Consejos en la ducha

0

Posted by admin | Posted in Cuidado de la piel, Higiene | Posted on 25-08-2014

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

ducha ¿Es saludable ducharse a diario?

El hábito de la ducha diaria se ha desarrollado en España hace unas tres o cuatro décadas. Pero los hábitos pueden resultar perjudiciales cuando se realizan en exceso, y cada vez son más los estudios que desaconsejan la ducha diaria, como el estudio liderado por el doctor Richard Gallo de la Universidad de California, en el que se explica que las células de la capa córnea, que es la más externa de la piel, pueden verse dañadas por el exceso de agua y jabones. Estas células cumplen una función una defensa contra las agresiones del medio ambiente y además retienen la humedad, pues producen una capa fina (el manto hidrolipídico) que ayuda a recubrir la dermis y mantener la humedad de la misma.

Por otro lado, algunos dermatólogos hablan de una cuestión de "higiene inadecuada" más que de "exceso de higiene", y aconsejan seguir ciertas pautas, además de adaptar la frecuencia del baño a las necesidades de cada persona, teniendo en cuenta su actividad física, su entorno, el clima, etc.

No abusar del jabón

Los jabones con muchos ingredientes químicos pueden disolver las sustancias que componen el manto hidrolípidico que protege y mantiene hidratada la piel, y además pueden causar alergias. Lo más recomendable es utilizar productos suaves, formulados con bajo contenido en detergentes que respeten el pH del mánto ácido de la piel, y con aceites vegetales que ayuden a regenerar la barrera protectora.

Las zonas más sensibles como axilas, área ano-genital, pies y manos requieren de un enjabonado diario, pero en el resto del cuerpo no es necesario abusar, y el arrastre del agua puede ser suficiente.

Temperatura del agua

Las duchas con agua caliente tienen efectos perjudiciales para la capa externa de la piel, ya que destruyen las células que la forman, resecando la piel y causando flacidez.
Lo más recomendable es ducharse con agua que vaya de fría a tibia, pudiendo aumentar la temepratura unos grados en los días fríos de invierno, si llegar a que aparezca vapor y se empañen los vidrios del baño.

Uno de los beneficios del agua fría (24º) es que tienen un efecto tonificante gracias a su acción vasoconstrictora periférica, aumentando la presión arterial. Por ello, tras una ducha fría nos sentimos inmediatamente más despiertos y más activos.

Evitar el cloro

El cloro contiene toxinas que pueden ser abrasivas para la piel. Si además nos duchamos con agua caliente, los poros se abren y la cantidad de cloro que se absorbe es mayor, causando daños en el tejido celular a largo plazo. El cloro hace que la piel se reseque y se agriete, produciendo prurito.

Uso de esponjas y exfoliantes

Las esponjas deben ser lo más suaves posible, y se deben dejar secar al sol después de cada uso para evitar la aparición de hongos y mohos.

Los exfoliantes pueden utilizarse sólo sobre piel sana (se debe evitar su uso sobre piel irritada o inflamada), y no se recomienda su aplicación más de una vez al mes, que es la frecuencia aproximada con la que la piel se renueva. El aumento de la frecuencia de uso de este tipo de productos puede interrumpir el ciclo regenerador de la piel haciendo que la piel se estrese y se vuelva más escamosa y sensible.

Hidratación

Después de la ducha se recomienda la aplicación de aceites o cremas hidratantes o emolientes, para ayudar a mantener la piel hidratada. Es importante aplicarlas inmediatamente después del baño, con la piel aún fría y un poco húmeda porque se absorben mejor.

Además, a los insectos no les gusta la piel hidratada, por lo que estaremos menos expuestos a las picaduras si mantenemos un buen nivel de hidratación.

Secado

Lo ideal es secarse al aire, pero si no resulta posible, conviene utilizar una toalla realizada en un material que sea lo más suave posible para que no irrite la piel. El secado brusco puede lesionar la piel. Por ello, cuando nos sequemos con la toalla no conviene frotar, sino presionar suavemente la misma sobre la piel, hasta secar toda la superficie corporal.

Es importante estar completamente seco antes de vestirse para evitar la proliferación de hongos, especialmente en las zonas con mayor calor y humedad como los pies y grandes pliegues.

toalla

 

Share

S.O.S. ¿Con qué limpio mi piel?

2

Posted by admin | Posted in Consejos y remedios naturales, Cosmética Natural, Cuidado de la piel, Higiene | Posted on 21-12-2012

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En el post de hoy tratamos uno de los temas sobre los que surgen más dudas y preguntas: LA LIMPIEZA FACIAL.
¿Qué difierencias hay entre unos limpiadores y otros? ¿Cuál es el más adecuado para mi tipo de piel? ¿Puedo utilizar un solo producto para limpiar, desmaquillar y tonificar?
 
Teniendo presentes estas preguntas, aclararemos las diferencias entre los distintos tipos de limpiadores faciales, las propiedades, ventajas y desventajas que presenta cada uno, y para qué tipos de pieles están aconsejados.
 
  • Jabones: pueden ser líquidos o sólidos, pero principalmente los encontraremos en forma de pastilla. Los jabones naturales están formulados fundamentalmente con agua, sosa (o potasa en el caso de los líquidos) y aceites vegetales.
    El jabón tiene un pH básico o alcalino. Para ayudar a la piel a equilibrarlo, se recomienda aplicar un tónico o agua floral después de la limpieza, y antes de la aplicación del tratamiento hidratante.
    Entre los jabones más adecuados para el uso facial encontramos los jabones de Alepo, o la mousse de jabón de Matarrania.
  • Geles limpiadores y espumas: en su composición encontramos agua; una elevada presencia de agentes tensiactivos o surfactantes, que son los encargados de hacer espuma y arrastrar la suciedad de la superficie, y que pueden ser aniónicos (con carga negativa, como por ejemplo los sulfatos), catiónicos (con carga positiva, son utilizados frecuentemente como agentes acondicionadores) o no iónicos (con carga neutra, como los glucósidos, son más suaves), y anfóteros (dependiendo del pH se comportan como aniónicos o catiónicos); también podemos encontrar aceites (en algunos casos); y además suelen estar enriquecidos con extractos de plantas. Proporcionan una sensación de limpieza profunda, por lo que generalmente están indicados para pieles mixtas y grasas.
    Se aplican masajeando hasta obtener abundante espuma y es preciso que se aclaren con agua. Es conveniente evitar la zona del contorno de ojos, y no se recomiendan para desmaquillar.
  • Leches limpiadoras: tienen una textura más cremosa, se aplican con la ayuda de un algodón, y no necesitan aclarado posterior, por lo que se procedería directamente al uso del tónico.
    No producen espuma, por lo que en su formulación hay una menor presencia de tensiactivos (necesarios para lograr una emulsión estable) y una mayor presencia de aceites vegetales, por lo que la sensación de limpieza no es tan profunda como el caso anterior, pero a cambio aportan hidratación. Es por ello que suelen estar indicadas principalemente para pieles sensibles, secas y maduras.
    Las leches limpiadoras se pueden utilizarse también para desmaquillar todo el rosotro.
  • Las aguas micelares: son soluciones acuosas que presentan moléculas de lípidos (grasas) disueltas en ellas. Se utilizan fundamentalmente para desmaquillar, ya que arrastran muy bien el maquillaje, siendo muy suaves con la piel. Adecuadas tanto para la cara como para los ojos, y para todo tipo de pieles, tienen la ventaja de que además de limpiar, tonifican, por lo que no sería preciso el empleo posterior de un tónico.
    Se aplican con la ayuda de un algodón, como si se tratase de una loción o un tónico.
  • Aceites vegetales: pueden ser puros (por ejemplo de jojoba o almendras, muy utilizados como desmaqullantes) o composiciones de varios aceites (como el aceite desmaquillador de ojos de Logona, o el aceite armonizante de Weleda).
    Desmaquillan muy bien sin emulsionantes, al tiempo que hidratan la piel. Se recomeindan especialmente en pieles sensibles y maduras, y para la limpieza de la delicada zona del contorno de ojos.
    A la hora de decantarse por uno u otro aceite hay que tener en cuenta que hay aceites más secos y seborreguladores, indicados para pieles mixtas, como el de jojoba o avellana; otros aceites más grasos como el de oliva, o rosa mosqueta, indicados para pieles más secas; y aceites especialmente indicados para las pieles muy sensibles, como el de almendras.
    Se aplican vertiendo unas gotas en un algodón, y pasándolo por toda la cara con suavidad, hasta que salga completamente limpio.
  • Limpiadores faciales sin tensiactivos: además de los aceites vegetales, existen otros tipos de lipiadores formulados sin agentes tensiactivos. Entre ellos encontramos limpiadores a base de arcillas, como la crema mineral de lavado de Alva, y el gel limpiador Ghassoul de Logona Lavaerde; y por otro lado, las lociones limpiadoras dermotónicas, como las savias de Yipsophilia, que al igual que las aguas micelares, limpian y tonifican en un solo gesto.
    1.    Los dos primeros limpian a base de una arcilla africana conocida con el nombre de Rhassoul o Ghassoul. Esta arcilla limpia la piel delicadamente, y en profundidad, de las posibles impurezas propias de las pieles más jovenes, mixtas y grasas, pero por su suavidad son idóneas también para las pieles más sensibles.
      Su textura es cremosa y un poco granulosa, debido al contenido en arcilla. Se aplican como un gel limpiador, y ambos necesitan aclarado y la aplicación del tónico a continuación.
    2.    Las savias de Yipsophilia limpian, desmaquillan y tonifican la piel (todo en uno), por lo que resultan ideales para personas que no quieren complicarse con el uso de muchos productos diferentes. Están formuladas a base de agua y un sinfin de extractos vegetales conocidos por sus propiedades. Dependiendo de estos, encontraremos unas savias para cada tipo de piel.
      Para su uso es preciso verter una pequeña cantidad en un algodón y deslizarlo por toda la cara con suavidad: una vez para limpiar, y dos veces para desmaquillar.
 
Share

Jabón Negro: esta primavera, prepara tu piel antes de la exposición al sol.

1

Posted by admin | Posted in Consejos y remedios naturales, Cosmética Natural, Cuidado de la piel, Higiene | Posted on 04-04-2012

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

¿Cómo conseguir cero defectos en la textura de nuestra piel? Simplemente utilizando un jabón exfoliante, eficaz y relajante.

Los elementos esenciales son: un baño caliente, una ducha o un Hammam y ¡un buen jabón!

El Jabón Negro es un jabón suave que viene en forma de una pasta espesa oscura. Es por eso que también se le llama jabón negro Beldi, la categoría de oliva utilizado para hacer el Jabón Negro de Marruecos.

El Jabón Negro es un cuidado corporal exfoliante. El jabón es un pasta  vegetal exfoliante fabricada a partir de aceite de oliva y potasa. Con su alta concentración de aceite de oliva, el Jabón Negro es muy rico en vitamina E, que elimina las toxinas, impurezas y la piel muerta. Usado regularmente, por lo menos dos veces al mes reafirma la piel, que se vuelve suave y sedosa.

En Marruecos, el jabón es el producto de la belleza esencial del Hammam, uno de los más antiguos rituales orientales.

Modo de empleo:

Aplica el jabón, preferentemente sobre la piel caliente y húmeda, para promover la dilatación de los poros y permitir una limpieza profunda. Toma un poco del jabón, del tamaño de una nuez, sobre la palma de tu mano, y aplícalo por el cuerpo mediante un masaje circular enérgico. Se formará una película cremosa, poco espumosa, que debe masajearse durante algunos minutos para favorecer la acción del Jabón Negro. Después debes aclarar abundantemente. Para completar el ritual como el Hammam y obetener una eficacia óptima, después de enjuagar el jabón, utiliza el guante de Kessa para deshacerte de las impurezas más profunadas y eliminar las células muertas de la piel más resistente.

Otra ventaja: Después de una buena exfoliación con Jabón Negro, te recomendamos hacer una mascarilla con Rhassoul y Aceite de Argán Bio.

Existen varios tipos de jabón, pero ten cuidado con la fuente y las garantías. Recuerda que el jabón negro que compres se va a aplicar sobre la piel, así que ¡presta atención a la calidad! Los productos de Cap Cosmetics no tienen nada que ver con los productos comprados en un zoco o mercado. El Jabón Negro de Cap Cosmetics está fabricado por un ingeniero bioquímico en el laboratorio.

Además, el Jabón Negro de Cap Cosmetics está controlado y certificado por Ecocert un organismo independiente reconocido por el Ministerio de Agricultura.

¡Atención! Un jabón de mala calidad pueden causar reacciones en la piel, enrojecimiento, granos, irritaciones… debido a productos químicos o bacterias en los alrededores.

También encontrarás disponible el Jabón Negro al Eucalipto.

Share